cerrar
CulturalDestacadasEntretenimiento

Abbey Road el último LP de los Beatles

Abbey Road su obra maestra

Como en todas relaciones, siempre existe un último punto alto de felicidad y plenitud antes de que todo explote y se desintegre frente a nuestros ojos. Abbey Road fue ese momento en la historia de los Beatles. Por un breve momento, antes de que todo desapareciera, la magia de los cuatro de Liverpool regresó al estudio y –como por arte de magia– les permitió crear una obra maestra; algo diferente a todo lo que habían hecho antes, a crear una declaración: «estuvimos aquí, y siempre estaremos», y 50 años después no podemos imaginar cómo fue grabar ese legendario trabajo.

Para pensar en el Abbey Road y su importancia mágica debemos recordar en el momento en el que se encontraba el cuarteto. Era 1969 y desde un par de años antes los miembros habían comenzado a tener roces que marcarían el camino para su separación. Existe esa historia de que Ringo Starr dejó la banda durante las grabaciones del White Album, harto de ser ignorado (Paul grabaría la batería de “Back in the U.S.S.R y Dear Prudence) sólo para regresar después y ser recibido con flores en su instrumento (cortesía de George), y no es un secreto la tensión que hubo en el estudio una vez que John usó a Yoko como su pareja y defensora en su dinámica con el resto de los integrantes.

Quizá nunca veamos las grabaciones que demuestran que los Beatles se odiaban a muerte antes de separarse oficialmente en 1970. Tiempo después de grabar el Album Blanco, una cámara los siguió por varias semanas mientras grababan un álbum que se titularía Get Back, pero que después se convertiría en Let it Be. En ese entonces, Paul McCartney tomó el papel de líder y pensó en convencer a los demás de volver a tocar en vivo como una banda, pero a nadie le gustaban sus ideas. La tensión llegó a un grado en el que todos quisieron irse de la banda en algún momento, a excepción de Paul.

Aunque muchos creen que fue ‘Let it Be’, su obra maestra ‘Abbey Road’ sería el último disco que vería juntos a John, Paul, George y Ringo.

El comienzo del fin

El documental Let it Be, que compilaba sus interacciones durante ese periodo, retrató cómo Harrison se hacía cada vez más intolerante hacia las críticas de Paul, la antipatía de John y la confusión de Ringo. De hecho, las sesiones del Get Back (Let it Be), fueron tan problemáticas que ese álbum terminaría siendo editado hasta dos años después de que fue grabado. Al finalizarlo, la banda descansó brevemente, pero Paul pidió que todos regresaran para un disco más, incluso buscando la ayuda de George Martin, quien en ese tiempo no quería trabajar con ellos, porque su nuevo estilo de producción no le parecía apropiado.

Una vez que George Martin convenció a Paul y a John de que las sesiones fueran más organizadas y estrictas, el proceso comenzó y fue mucho más amigable que en el pasado. Billy Preston, el icónico tecladista, fue invitado de vuelta a las sesiones, lo cual le dio más tranquilidad a las interacciones entre todos. El álbum comenzó a producirse en febrero del 69 en los Trident Studios, y se extendió a lo largo de varios meses por problemas de agenda con Ringo Starr, quien estaba filmando una película en ese entonces.

De acuerdo con distintas fuentes, no hubo conflictos entre los músicos, lo cual hizo que las sesiones fueran mucho más provechosas, creando nuevos sonidos y experimentos con las canciones que habían escrito. Sin embargo, se ha resaltado que Yoko Ono se convirtió en una persona indeseable dentro del estudio por todos los miembros de la banda, a excepción, claro, de John. Se dice que Paul y John pelearon por esa situación, y que incluso después de que la pareja sufrió un accidente de auto que exigía que Yoko se quedara en cama, Lennon decidió instalar una en el estudio para que Ono pudiera estar presente.

El preámbulo

Lo interesante es que parecía que la banda sabía que estaba grabando su último disco. Harrison expresó que «volvían a tocar como músicos de nuevo», pero que «se sentía cómo si llegáramos al final del juego». Por otra parte, las tensiones volvieron a crecer cuando Paul y George Martin querían que el final del disco fuera un popurrí, y que estuviera más del lado temático del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, cosa con la que Lennon no estaba de acuerdo.

Durante esos meses, los Beatles parecían regresar a la magia del pasado pero ya eran personas demasiado distintas, y quizá eso es lo que se ejemplifica en la portada del álbum, tomada justo después de que terminó la grabación. Todos se ven distintos, y aunque van hacia el mismo lado, parece que al terminar de cruzar la calle todos se irán en direcciones distintas. Se dice que la creación de los Beatles fue un milagro: cuatro individuos que se sincronizaron a tal forma que hicieron explotar al mundo. Entonces, Abbey Road fue un brillo más de ese milagro. En la nueva edición del álbum, que contará con tomas alternas y material nunca antes escuchado, se nota la felicidad de los miembros y la unidad. Sin embargo, no todas las cosas buenas cubren a las malas, y no volverían a entrar juntos a un estudio.

 

 

Tan sólo un mes después de que terminaron de grabarlo, en septiembre de 1969, Lennon formó  una nueva banda y básicamente renunció a los Beatles sin avisar a nadie. Hablando del disco lo señaló como pura basura y como pedazos de canciones puestas juntas, tomándolo como un trabajo más de Paul y no de los Beatles en general. De hecho, a pesar de que fue un éxito, la banda nunca tuvo tiempo de promocionarlo. Al salir del estudio, todos se olvidaron de él. Poco después, el estudio se decidió a trabajar con las canciones del Get Back (Let it Be), el cual fue producido por Phil Spector, dando como resultado un álbum no tan excelente que no se siente como un final.

Abbey Road fue el canto de cisne de los Beatles. Sin razón aparente, todo pareció sincronizar una última vez, cambiando sonidos de blues, funk y hasta hard rock. Con pocos temas dieron un cierre perfecto a una era, y a un momento de sus propias vidas. Como un álbum nos recuerda que, efectivamente, los Beatles eran un milagro irrepetible, pero que también eran humanos. No podemos imaginar un mundo con un final distinto para ellos.

Vía: Cultura Colectiva

Autor

  • Primer sitio web para CFC Micronesia, MiHost, Costa Rica, primer sitio web Munipaita 2003, desarrollo en CMS Mambo después Joomla, Xoops, Drupal actualmente WordPress. Padre, abuelo, Tico, Peruano, Paiteño, no tengo amigos corruptos ni populistas!

Etiquetas: abbey roadbeatlescome togetherliverpoolrock