cerrar
DestacadasOpiniónPolítica

Aguanta Teodoro!

Desde el inicio de los rumores sobre la salud del Alcalde Teodoro Alvarado Alayo, siempre hubo un velo por no decir una postura de hermetismo  mal sustentada por quienes se creen o pretenden ser sus acreedores políticos,  el hermetismo y el manejo direccionado del penoso trance por el cual está atravesando el  todavía alcalde provincial. Manifestamos esto en aras de clarificar algunos detalles que los desinformadores profesionales intentan permear en la opinión publica paiteña.

Siempre hemos manifestado nuestra posición clara en favor de la legalidad, sin cinismos ni falsas poses, somos ciudadanos responsables, pero también seres humanos que entendemos la angustia y el pesar por el cual atraviesa la familia del alcalde, a sus hijos , a su señora esposa nuestra mayor consideración y sentimientos de solidaridad, son quienes están o deben estar pasando por una situación muy difícil, repito a ellos debe ir dirigida toda la comprensión y apoyo.

El nivel rastrero de algunos operadores políticos como Javier Rumiche se evidencia en esta imagen
El nivel rastrero de algunos operadores políticos como Javier Rumiche se evidencia en esta imagen

Hay otros y lo voy a decir de manera clara, no en afán de crear divisionismo, la sociedad paiteña está ya fracturada en demasía por quienes siempre pensaron en sus intereses personales y que siguen a pesar de estos momentos tristes por los que atraviesa su líder, prestándose para la mofa y el cálculo político, ellos también sufren por la situación que atraviesa el alcalde paiteño, pero sufren más por lo que pudieran perder o por la espada de Damocles que pende sobre sus cabezas, que triste y que mezquindad hemos visto en tan poco tiempo por los mismos impresentables que  vendiéndose al mejor postor se convirtieron  en escuderos de una gestión condenada por su orfandad de decencia y constantes exabruptos en perjuicio de nuestra provincia.

Hay también en la arena política quienes de manera no tan sutil deslizan “señalamientos” sin señalar, sin dar la cara pero con el rabillo del ojo,  cuando ellos mismos nunca tomaron posición ante el ataque brutal del que fue objeto la MPP,  y ahora en una abierta contradicción salen a señalar a alguien mas de su entorno político. Sin coherencia, sin solvencia política y casi diría moral para señalar a otros cuando guardaron convenientemente silencio, un cómplice silencio enorme y evidente.

Ni cínicos ni hipócritas, el ser humano debe cerrar filas ante el dolor  y la desgracia de otro ser humano, para nadie de los que me conocen,  es un secreto un tema personal en el que me vi involucrado con Teodoro Alvarado Alayo, testigo personal de ese penoso incidente fue mi madre quien no está mas a mi lado, pero nunca será ni eso, ni las diferencias abismales políticamente hablando y de valores,  motivo para cebarse sobre el trance doloroso por el que atraviesa el alcalde paiteño, jamás este servidor se prestaría para tamaña bajeza, nunca  podríamos  siquiera llegar al nivel rastrero de quienes con lagrimas de cocodrilo hoy por hoy  sufren por la desgracia no del hombre, sino de sus gollerías y prebendas. A ellos mi absoluto repudio y desdén.

A Teodoro Alvarado Alayo todo el apoyo que existe para que se recupere y si existe una fuerza sobrenatural, sobrehumana o divina que lo levante y lo recobre, para que el mismo sea depositario y testimonio de ese deseo genuino de quienes como uno ante la desgracia se hermanan como seres y ciudadanos de buena voluntad.

Mas allá de los designios divinos, la provincia debe mirar con esperanza el futuro cercano de esta, no perdamos de vista la ley y el orden ni la voluntad de quienes subordinan sus intereses personales por el bien común.

No a los sicarios, convenidos y advenedizos políticos. Si a la solidaridad entre seres humanos.

Aguanta Teodoro y que Dios guarde a Paita!

Autor

  • Primer sitio web para CFC Micronesia, MiHost, Costa Rica, primer sitio web Munipaita 2003, desarrollo en CMS Mambo después Joomla, Xoops, Drupal actualmente WordPress. Padre, abuelo, Tico, Peruano, Paiteño, no tengo amigos corruptos ni populistas!

Etiquetas: alvaradopoliticarumicheteodoro