cerrar
HistoriaPescaVideos

Historia-A la caña

Hay un capítulo particular en la historia del puerto al que me siento ligado, por vínculos familiares. Fui testigo en mi niñez del desarrollo de la pesca de atún, “a la caña”, que tuvo como eje central a Paita. Mi padre, como algunos otros porteños sobrevivientes de aquellas épocas, mantienen aún en sus memorias aquel rico tesoro.

Esa generación que algunos llamaban “Hombres de hierro en embarcaciones de madera”, surgió durante la década de los años cincuenta, inicio de la segunda mitad del siglo XX.

Paita era, entonces, un bucólico puerto con una importancia estratégica comercial establecida desde la época colonial, este tuvo gran desarrollo durante la época republicana del siglo XIX, con la caza de la ballena y el consiguiente arribo y avituallamiento de la flota de la costa este norteamericana, logrando así que las agencias marítimas y los consulados extranjeros proliferaron en el atareado puerto de entonces. Cabe mencionar que, para el estado peruano, Paita comprendía un tercio de sus ingresos aduanales en ese periodo, una cifra más que importante; sin embargo, nunca se vio reflejado el estado del desarrollo posterior que hemos heredado hasta la actualidad.

Es por el año 1953, que se instala en Paita la empresa pesquera norteamericana Tierra Colorada, para la pesca de atún “a la caña”. En principio, introdujo dos barcos “bait boats” o “pole boats”, de más o menos 70 toneladas, llamados “Sun Harbor” y “Sun Streak”. Posteriormente llegaron el “Sun Splendor” y el “Sun Dawn”. Este método (a la caña), fue adaptado de técnicas japonesas, y tuvo vigencia hasta la aparición de los barcos de cerco (bolicheras como los llamamos comúnmente), las cuales tuvieron un gran impulso con el invento por parte del américo-croata, Mario Puratić, del “power block”, o “macaco” como se le llama coloquialmente en el Perú. Este invento selló la suerte y desaparición de los cañeros, de nuestras costas y, consecuentemente, el aumento de barcos cerqueros, lo cual propició un incremento considerable de la pesca pelágica en el Perú, hasta en un 300% en esa época.

El capitán del “Sun Harbor” era Joe Souza, de origen portugués-americano, quien se asentó por muchos años en este puerto, hasta 1972 que se casó con la dama paiteña Hilda Noblecilla. El capitán del “Sun Streak” era el japonés Jimmy Hori, embarcación que se fue a pique fuera del banco de Zorritos, en costas peruanas. El “Sun Splendor” era capitaneado por Frank Souza, hermano de Joe, capitán antes mencionado. Y del “Sun Dawn“, un portugués de apellido Medina.En estas épocas, era muy común encontrar diversas nacionalidades conviviendo y trabajando codo a codo con los pescadores paiteños. Recordamos algunos apellidos como la familia Freitas, Robert Garber, Frank Salazar, Juan Legarza, los hermanos Cabral, Hugh Latimer, Stevens, el tico Damaso Mena, Jimmy Hori, Castagnola y los hermanos Souza que mencionamos anteriormente.

Cuenta Sinclair Luna, un viejo pescador paiteño que gusta de las tertulias con otros pescadores en una pequeña plazuela del puerto, que, al principio, los pescadores norteamericanos, no confiaban en los inexpertos y neófitos paiteños, no obstante, una vez en altamar sus prejuicios se vieron diluidos al comprobar la sagacidad, capacidad e inventiva del pescador local. Otro pescador de la época, don Felipe Rumiche, actualmente de 84 años, y que trabajó hasta los 70, siendo sus últimos viajes de pesca en atuneros en aguas del Pacifico Oeste, cuenta entre sus anécdotas de cañero, que dos capitanes se trenzaron a golpes por contar con sus servicios. Según narraba, era excelente trabajando en la “corna raca” (corner rack, la rejilla de popa que quedaba a manera de esquina) Agregó: “ni por una puta se pelearon así”. Sin duda, la verdad o el ego trascienden en el tiempo.

En esos años, para la empresa CONULSA, llegaron embarcaciones como Kontiki, Judy S, Lucky Star, Sea Lark, entre otras. Y para COISHCO, Star Kist, así como Intrepid capitaneada por el capitán Ray Jones y Santa Anita con su capitán Avelino Goncalves.
La mayoría de estas embarcaciones, faenaban en el banco de Zorritos, en Cabo Blanco y en el banco de Chimbote, que se encuentra a setenta millas fuera de la costa, más conocido como las catorce brazas. En este método “a la caña” usaban carnada viva y, una vez agotada, se dirigían a la costa cerca de Cancas donde, para atraerla, las embarcaciones usaban un reflector de gran potencia para atrapar la anchoveta pequeña conocida como samaza.

 

La flota norteamericana se hizo presente en estos lares con embarcaciones como: American Beauty, Bernadette, Cape Cod, Coimbra, Constitution, entre otras. La flota ecuatoriana, que también entraba a aguas peruanas, pescaba con embarcaciones mucho más pequeñas como Júpiter, con el capitán Celso Peralta, Manaví, con su capitán el chino Ramón y Saturno, su capitán era conocido por el sobrenombre de “Puntero”. Todas estas embarcaciones ecuatorianas eran de madera, y faenaban en el banco de Zorritos, pero cuando la pesca escaseaba en este lugar, regresaban a su territorio, en sus caladeros conocidos como: Punta Elena, Isla Plata, Isla Salango y Galápagos, lugares que en esa época no contaban con protección del Estado.

Apenas es un recuento del despliegue de los barcos “a la caña”, en el norte peruano, en la década de los años cincuenta hasta inicios de los sesenta del siglo pasado. Es menester que salga a la luz más historia que enriquezca esta particular etapa de nuestra vida y darla a conocer a las nuevas generaciones. Tenemos un pasado rico desde la época de la conquista, pero, lamentablemente, no existen iniciativas serias que permitan reforzar nuestro legado. Seguimos desapareciendo históricamente como desapareció “la caña” con su última embarcación. Seguimos quedando en el olvido por la modernidad al mismo estilo que los atuneros de cerco hicieron olvidar esta hermosa pesca que marcó la vida de muchos de nosotros.

Bonus track:

Autor

  • Primer sitio web para CFC Micronesia, MiHost, Costa Rica, primer sitio web Munipaita 2003, desarrollo en CMS Mambo después Joomla, Xoops, Drupal actualmente WordPress. Padre, abuelo, Tico, Peruano, Paiteño, no tengo amigos corruptos ni populistas!

Etiquetas: atunbaitboatsCabo Blancocaña. cañeroscarnadacincuentaCONULSAEcuadorManavínorteamericanosPaitaportuguesesZorritos