cerrar
DestacadasLocalesOpiniónPolítica

La corrupción en tiempos de pandemia

Por: Lilian Arévalo
Ing. Química
Universidad Nacional de Piura

Paita no es la excepción a la otra pandemia.

Lilian ArévaloLa corrupción en nuestra provincia está enquistada en los diferentes sectores y niveles, con mucha solidez por cierto dada la coyuntura de la emergencia Sanitaria y el Estado de Emergencia que muchos saben aprovechar al máximo; tal vez podemos decir que se está haciendo algo para erradicarla pero en un grado muy menor.

Es un sueño limpiarnos de estos personajes que están enquistados, de una manera tal cual que la política les da el poder para hacer todo a su antojo con el único fin de robar y enriquecerse ilícitamente.

Recuerdo un texto que leí hace unos años qué decía: “Cuando adviertas que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada, cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores, cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos lo que los que están protegidos contra ti; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio entonces, podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada”.

Al terminar de leerlo me gano la tristeza, la desesperanza pero ganó terreno la fe en la justicia divina, eso sí me llenó de valor; entonces pensé que la sociedad paiteña está igual o peor qué hace unos años atrás; pero cuál es el fin aquí en esta realidad en la que he vivido, lo resumiré en esta frase: “…es la infinita ambición de obtener dinero fácil, el diezmo en cada proceso, …que hay a cambio si te favorezco…”. En Paita, la corrupción está en tal grado que hasta en las pequeñas e insignificantes compras se busca robar.

Por fuera flores, por dentro temblores.

Ahora vemos como algunos, que gozan y disfrutan del poder, porque pueden hacer todo lo que su soberbia e inmadurez hace que pase por su cabeza y que se presentan cómo santos incorruptibles…, ironía de la vida… hablan y le pregonan a todos que son el modelo de padre, de hombre fiel y devoto de Dios y de la Virgen, que se desvive por los suyos, cual profesional con supuesta trayectoria en gestión pública y con maestrías…, son nada más que profesionales mediocres que tienen sueños frustrados. Y todos estos funcionarios tienen como tarjeta de presentación que más vende “…Somos la mejor gestión”. Y para ello, tienen que pagarle a todos los comunicadores de la provincia para que no ventilen sus verdades, pero si tienen que maquillar cada injusticia y negligencia que para ellos son hechos valientes y verdades extremas… Hoy se pasean con la capa caída e intentan hablar de moral, de ética, de principios, de legalidad, de justicia, cuando sabemos que lo único que buscan es limpiar la sangre viva de la corrupción que corre por sus venas.

Todo esto provoca repulsión y decepción, que esta clase de políticos que ahora son funcionarios de nuestra provincia traten de aprovecharse de la coyuntura, para ir haciendo daño, a personas que lo único que han buscado, es trabajar dignamente, con profesionalismo e integridad; lo que ellos nunca tendrán pero que siempre van a anhelar, es ahí donde nace su envidia, y lo más bajo de sus escrúpulos enraizados en la corrupción.

Como conclusión les hago recordar una frase muy importante para estos tiempos de pandemia; “La corrupción lleva infinitos disfraces, pero también está el otro lado, en donde la legalidad es el rostro de inocentes que buscan hacer el bien por su provincia y tener un trabajo digno y honrado, pero reciben injusticia, indiferencia y traición, sólo por no ser parte de esta corrupción y por mantenerse fieles a sus principios, pero que a pesar de todo pueden caminar con la mirada en alto y gritarle al mundo, que:

NO FUE TÍTERE DE NADIE, NI PARTE DE SU CORRUPCIÓN.
Lecciones aprendidas 10/2020: Todo cae por su propio peso.

 

Autor

  • Primer sitio web para CFC Micronesia, MiHost, Costa Rica, primer sitio web Munipaita 2003, desarrollo en CMS Mambo después Joomla, Xoops, Drupal actualmente WordPress. Padre, abuelo, Peruano, Tico, Paiteño, no tengo amigos corruptos ni populistas!

Etiquetas: abusoarevalocorrupciónhospitallilianpandemia